Jane's walk se puede organizar en cuestión de días.

Si te has decidido a guiar un paseo, sólo tienes que pensar en lo que quieres contar, planificar la ruta y escribir una pequeña descripción. Después estableceremos el punto y de encuentro y la hora de arranque para colgarlo todo en nuestra web.

A partir de ahí es cuestión de correr la voz entre amigos, vecinos, grupos de interés, colectivos ciudadanos o cualquier persona que queramos que asista a nuestro paseo.

¡Así de fácil!

1. Una conversación caminando

Jane's walk se parece menos a una ruta turística oficial y más a una conversación a pie, charlando sobre distintos barrios de la ciudad y cómo la gente hace uso de ellos.
Es recomendable que facilites algunos datos de interés aprovechando para ilustrar el entorno que nos rodea. Suele ser buena idea compartir la guía con otros amigos para aligerar la carga del paseo.
Es importante que seas un anfitrión amable y estés pendiente del grupo. Si no son muchas personas puedes comenzar por que se presenten y así establecer un ambiente agradable.
También debes hacer que la gente se coloque cerca tuya mientras estás hablando y así no impedir el paso de otros peatones en la calle. ¡Asegúrate de que te pueden oir!

2. Planea la ruta

Haz una fotocopia del mapa de tu barrio propuesto usando nuestro "Create a walk mapper". Piensa en las historias, lugares y personas de las que va a hablar y luego traza la ruta por encima.
Si el paseo es aproximadamente de una hora y media, con 6-10 paradas será suficiente.
Apuntamos varias preguntas a modo de lluvia de ideas que te ayudarán a planificar tu ruta:
¿Cuáles son los espacios de reunión destacables de tu barrio? ¿De qué espacios se sienten más orgullosos los vecinos? ¿Cuáles son los espacios verdes más importantes? ¿Qué atajos interesantes sueles tomar? ¿Son accesibles los servicios y las tiendas? ¿Es fácil desplazarse a pie, en bicicleta, en autobús o en coche? ¿Hay algún edificio reseñable por algo? ¿Existen edificios antiguos rehabilitados para otros usos? ¿Dónde te sientes más cómodo? ¿Hay espacios históricos relevantes en el barrio? ¿Dónde te sientes más seguro? ¿Por qué? ¿Qué espacios no te gustan? ¿Hay lugares que combinen comercial, residencial y usos mixtos? ¿Cómo se relacionan los edificios en planta baja con los peatones? ¿Hay sitios que te gustaría cambiar? ¿Hay algún tema importante que la gente deba comentar?

3. Profundidad vs Extensión

Jane's walk celebra e investiga sobre el potencial de caminar a través de las ciudades y los barrios. No es necesario cubrir un amplio territorio, es preferible acotar el paseo y centrarnos en los detalles y en las pequeñas historias.
Es una manera de salir y descubrir algo nuevo acerca de una comunidad gracias a la gente que la domina mejor. No es una iniciativa turística, se trata de profundizar en los contenidos que los lugareños ya conocen, preguntándoles dónde viven y las curiosidades de su barrio. Propón la participación de residentes locales o dueños de los comercios por los que vais a pasar. Hable con algún vendedor ambulante familiarizado con los personajes del barrio, los ritmos de la calle... Es interesante entrar en alguna tienda, hablar con algún anciano que conozca historias interesantes o reunirse con un político local que nos de su visión del barrio. Entrar en sitios menos accesibles o encontrar detalles ocultos es siempre estimulante. Es lo que permite al grupo sentirse integrado en el barrio, conociendo datos privilegiados, vistas secretas o nuevas callecitas.
Busca el equilibrio entre hablar y desplazarte, es más cansado escuchar parado durante una hora que hacerlo caminando. Las personas se cansarán y actuarán con naturalidad, no te ofendas si alguien propone parar a por un café.

4. Diviértete

El uso de disfraces y las actuaciones pueden añadir un toque gracioso y creativo a un paseo. Pida a los participantes a leer un extracto de un texto de un escritor local o un recorte de periódico del día. Algunos guías han sido conocidos por ser muy teatrales y conseguir que el propio paseo se convierta en un elemento de activación del barrio,
atrayendo la atención y despertando la curiosidad de personas ajenas, estableciendo conexiones más allá del grupo que participa en el paseo. Fotografías históricas o material impreso (a menudo fáciles de encontrar en Internet) serán siempre bien recibidos. Trata de iniciar y terminar el recorrido cerca de una cafetería o un pub para que las personas puedan socializar y continuar con las conversaciones después.
Pregunta a las personas si han estado antes en estos lugares, cómo eran cuando estuvieron allí, lo que llevaban, qué veían, las cosas que hicieron -siempre es divertido oír anécdotas personales y te se sorprenderías al saber cuántas personas tienen fascinantes historias que contar-.

5. Anímate y conoce a Jane Jacobs

No es necesario estar familiarizado con el trabajo de Jane Jacobs para guiar un paseo, no obstante a través de la página de Jane's walk puedes acceder fácilmente a gran cantidad de información sobre Jane Jacobs y su trabajo, así como a algunos de sus textos fácilmente. Actualmente muchas de sus ideas parecen cuestión de sentido común. Jacobs puso de relieve el valor de la vida urbana y de la diversidad dentro de las ciudades, generando clásicos del urbanismo como Muerte y vida de las grandes ciudades (1961). Jacobs reivindicaba lo que Edward Soja ha llamado Sinekismo, el conjunto de relaciones sociales que ocurren dentro de la ciudad y que la constituyen.
Para Jacobs la planificación racionalista acababa con esta vida urbana y generaba más problemas de los que solucionaba: inseguridad, segregación, etc. La solución pasaba por construir ciudades a escala humana donde el peatón fuera prioritario y se pudieran tejer relaciones sociales de confianza.
Desde aquí os animamos a conocer las ideas de Jane Jacobs y a incorporarlas en los paseos de diferentes maneras: por ejemplo llevando encima uno de sus libros y compartiendo con los asistentes extractos, aplicándolos sobre la realidad urbana que os encontráis durante el paseo, discutiendo qué significa la mixtura de usos, o el concepto acuñado por Jacobs de coreografías de acera y muchos otros, en el contexto local donde os hayáis.

6. Consejos para dirigirte al público

Mientras hablas hazlo siempre de cara a los asistentes, trata de agruparlos y elige para hablar lugares con el menor ruido ambiente posible. También puedes escoger lugares donde existan gradas o escaleras, de manera que tu audiencia se coloque sobre ellas y no haya problemas de visibilidad, a la inversa también puedes colocarte en un lugar alto y hablar desde allí a la audiencia. Debes de prestar atención para alzar tu voz en lugares especialmente ruidosos o calles muy transitadas. No seas tímido, actúa como si fueras el anfitrión y fomenta en todo momento la conversación y el intercambio de opiniones y pareceres. Puedes ayudarte con un micrófono si se prevén audiencias superiores a 20 personas.